Translate

domingo, 1 de octubre de 2017

CISTIERNA: RUTA DE LA CUENCA MINERA DE CISTIERNA.

Una nueva ruta para la gente que le gusta caminar se ha inaugurado en Cistierna. Se inicia en el Campo el Esla y llega hasta el Puente de Hierro, aunque las personas que quieran seguir caminando tienen la posibilidad de cruzar por un pasarela sobre el canal de la fábrica de luz y continuar hacia Vegamediana o Sabero. La accesibilidad y el conjunto del patrimonio minero que presenta la convierte en una de las mejores rutas entre las que cuenta nuestra villa, por lo tanto, tenemos que felicitar al ayuntamiento. Para una mejor comprensión de la misma reproducimos los textos de los paneles que la explican.
RUTA DE LA CUENCA MINERA DE CISTIERNA: Campo del Esla, Santaolaja, Comarco, el Triaje, Ocejo, Trapa.
 Esta ruta se superpone a un pasado inmediato, el de la industria minera, pero antes, por aquí discurría la calzada romana denominada VIA SALIÁMICA segmento final del intinerario 313 del Ravenate s.III, que ascendía por la margen izquierda del río hacia Valdeburón y Tierra de la Reina. Aquí en Cistierna, la vía entraba abruptamente en la garganta del Río Esla dirigiéndose al Escobio de Aguilar bajo las Peñas de la Jagariz; así lo muestra el mapa de Tomás López en el siglo XVIII. La existencia del Puente Viejo de Cistierna y el de Mercadillo, además de la tradición, atestiguan la antigüedad de otro camino que por la margen derecha también subía hacía la montaña desde más abajo de Gradefes. Los dos caminos, transitaban sobre los que Roma construyó para someter a los cántabros (29-19 a.C), se les denominaba hasta el siglo que pasó: Camino Real. Por aquellos caminos entraron a la Montaña Oriental Leonesa: romanos, suevos,  visigodos, árabes y la última invasión: la de Napoleón, tirano de los franceses. También subió por aquí a los clanes cántabros el cristianismo, la Biblia y la cultura del Oriente junto con el humanismo renacentista y por ella baja aún un Camino a Santiago: la Ruta Vadiniense.
·        La ruta comienza en el Campo del Esla, denominación reciente y relacionada con la minería, pues desde siempre se conoció este pago (desde las vías del ferrocarril a los lavaderos) con el topónimo de: La Caldera y, más arriba como pago del Convento (desde la Casa de Albano hasta el Puente de Hierro).
·        En 1896 la Caldera, y el Convento, unas 9 Ha, fueron  adquiridas a los labradores cisterniegos por la sociedad francesa HOUILLERES D´CISTIERNA ET ARGOVEJO que tenía su domicilio legal en la Rue des Ponts Corvines en Lille, región de Picardia, Francia. Así los mejores prados de regadío junto al río Esla, pasaron de un uso agrícola pastoril a un futuro industrial y minero, prometedor pero incierto,  agresivo con nuestras creencias, tradición y medio ambiente. Entre 1903 y 1906 la actividad de la empresa gala, se dirigirá además de la frenética adquisición de terrenos, a la compra de minas y a la construcción de un ferrocarril minero de vía métrica desde el Campo del Esla, por el actual camino que bordea la gran finca de Albano  hasta el Triaje, en terrenos de Santaolaja de la Varga; la Cuenca Minera de Cistierna
·         A partir de 1904, se comienza a construir en el pago de la Caldera el edificio de “Los Lavaderos”, una notable construcción, destruida sin ningún miramiento a finales de los años ochenta del pasado siglo. La sociedad francesa también edificará hacia 1905, las oficinas y casa del director en la calle Padre Isla de Cistierna, hoy Nº 28, casa compuesta de: planta baja, único piso con cinco balcones y desván abuhardillado de cinco mansardas hacía el exterior.  Hasta hoy día, este edificio es conocido como: “CASA DE LOS FRANCESES. Cuando en 1918 desaparece la empresa francesa, el Campo del Esla y sus infraestructuras mineras fueron inmediatamente aprovechadas por propietarios minoristas del carbón como por ej., Don Tiburcio Vallinas farmacéutico de Cistierna, y Don Esteban Corral. A partir de los años cuarenta hasta los setenta se hizo con las minas, terrenos y lavadero de Cistierna, la sociedad minera “CARBONES DEL ESLA” propiedad del empresario catalán Don Joaquín Molíns.

 EL PUENTE DE VEGAMEDIANA
·         Extraña sobremanera cuando se visita el espléndido Museo de la Siderurgia de Sabero la ausencia de la villa de Cistierna en la hermosa y espectacular maqueta sobre la minería de la comarca. Dicha maqueta termina abruptamente en Vegamediana. El “olvido” resulta chocante si tenemos en cuenta que todo el Valle de Sabero y la cuenca minera  de la margen derecha del Esla desde 1836 hasta 1927 perteneció al Ayuntamiento de Cistierna y, de la estación cisterniega a partir de 1894, sale toda la producción de mineral carbonífero hacia las Provincias Vascongadas.  La minería del carbón junto al ferrocarril, fue de vital importancia en la trasformación  radical de la pequeña villa campesina que  dormía la siesta de los siglos en la solana del extremo Oeste del macizo de Peñacorada. El fuerte impulso a finales del s. XIX y principios del XX, convertirá a Cistierna en el núcleo ferroviario, industrial, comercial y minero que perduró hasta la segunda mitad del s. XX. En Cistierna la estratificación social  siempre menos rígida  y más permeable que la de Valdesabero, sede de la todopoderosa empresa Hulleras de Sabero y Anexas, además de sus relativas mejores comunicaciones favorecerá que sea escogida como residencia de numerosos empresarios mineros: Esteban Corral, Tiburcio Vallinas, Gabriel el Carrero, Miranda, Domingo López, Joaquín Molins, Víctor Diez, Crender.
·         EL PUENTE DE VEGAMEDIA. Cuando el ferrocarril La Robla-Bilbao llega a Cistierna en 1894, comienzan las obras para construir un ramal de vía métrica entre la estación de Cistierna y la cuenca de Valdesabero; más de tres kilómetros. El objeto de dicha obra será sacar toda la producción carbonífera hacia Cistierna para desde allí ser expedida a las provincias vascongadas; antes se había propuesto una salida por ferrocarril hacia la Ercina; propuesta que fue abandonada. El ramal desde Cistierna discurría por el Campo del Esla, margen izquierda del río, inmediata a la vía métrica de la empresa Hulleras de Cistierna y Argovejo que subía a Santaolaja y Comarco. Al llegar al pago del Convento, pasaba bajo el Puente de los Franceses en dirección al río Esla,  obstáculo que salvaba con la construcción de un magnífico puente de hierro. Ya en la margen derecha del Esla por el pago de Vegabarrio, bajo los crestones del Castillo de Aguilar y Castro de la Cildad, la vía se adentraba en el complejo industrial de Vegamediana y cuenca minera de Valdesabero.
·         CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS DEL PUENTE DE VEGAMEDIANA.
La obra, ejecutada por Talleres de Construcciones Mecánicas de Zorroza a finales del siglo XIX, de magnífica estampa, consta de un solo tramo con vigas tipo Linville, de 45 metros de luz, 47 metros de largo y unas 90 toneladas de peso. De tablero inferior, el puente fue realizado en acero roblonado, su coste ascendió a unas 60.000 pesetas. El puente fue utilizado para el servicio de Hulleras de Sabero durante unos noventa años, sin que consten alteraciones de diseño relevantes en la obra metálica. Los estribos de mampostería en origen, han sido reemplazados o reforzados por hormigón aparentemente en masa. Desde el punto de vista de la ingeniería, es un ejemplo destacado de las soluciones diseñadas a finales del XIX para superar vanos de entre 30 y 60 metros, usando acero roblonado, cuando este material constituía la principal alternativa para este tipo de obras. De diseño canónico para su tiempo y vigas roblonadas de sistemas Linville, método que aúna ligereza y resistencia, sin renunciar a la elegancia aparejada a este tipo de estructuras”. (Fuente técnica: JAVIER FERNÁNDEZ LÓPEZ. Puente sobre el Esla. Fundación Municipal de Cultura, Universidad Popular de Gijón). TEXTO E INVESTIGACIÓN. Siro Sanz 

La ruta se inicia en el Campo el Esla  (Foto: Siro Sanz)

El Puente de los Franceses (Foto: Siro Sanz)

 La ruta cuenta con tres zonas de descanso (Foto: Siro Sanz)

 Los valores paisajísticos de la ruta añaden un gran valor a la misma aparte de otros que la acompañan (Foto: Siro Sanz)

La ruta es coronada por un  monumento de exótica belleza, desconocido y secreto para los cisterniegos pero estudiado en profundidad desde hace 25 años por el que esto escribe (Foto: Siro Sanz)




miércoles, 23 de agosto de 2017

SOBRE EL ISLAM: ARTICULO DEL ACADÉMICO LUIS MARÍA ANSON EN EL PERIÓDICO EL MUNDO; CONTRA LAS GENERALIZACIONES CERRILES DE LOS IGNORANTES

Nada más cerril que generalizar. Sería absurdo que los árabes juzgaran a los españoles como terroristas por Eta; o a los irlandeses por el Ira; o a los peruanos por Sendero Luminoso; o a los alemanes por la Baader Meinhof; o a los italianos por las brigadas rojas; o a los argentinos por los montoneros; o a los franceses por el FLN corso; o a los uruguayos por los tupamaros; o a los mauritanos por los polisarios.
La lectura de la espléndida versión que Juan Vernet ha hecho de El Corán revela que el libro sagrado de los musulmanes es un monumento a la espiritualidad, una doctrina profunda de humanismo, de paz y de solidaridad. El Islam del terrorismo yihadista nada tiene que ver con la inmensa mayoría de los que profesan esa religión musulmana, como la Europa de la libertad y la fraternidad nada tiene que ver con el terrorismo durante tanto tiempo desbocado por el Ira o por Eta.
El sentido común exige en un mundo globalizado el entendimiento con los cerca de 1.500 millones de personas que se encuadran en el Islam. Una cosa es la estéril reducción al absurdo y el voluntarismo simplista y otra muy distinta el entendimiento cabal de la filosofía de la Historia. Arnold Toynbee, mi inolvidado maestro, dejó muestras incontrovertibles de la realidad islámica en su monumental obra Un estudio de la Historia.
Claudio Sánchez-Albornoz, en España musulmana, y Emilio García Gómez, en varios ensayos y traducciones deslumbrantes como El collar de la paloma, que prologó Ortega y Gasset, o los libros dedicados al alcázar nazarí de la Alhambra, reconocieron la aportación islámica a nuestra nación desde la arquitectura de la mezquita de Córdoba hasta los zéjeles de Ben Quzmán; desde la filosofía de Maimónides hasta el pensamiento de Averroes, desde la vertebración árabe del idioma español hasta los avances en la agricultura o la astronomía. Y todo ello es ampliable a tres continentes.
Un respeto, en fin, para el mundo islámico. Hay que condenar sin fisuras el terrorismo yihadista. Hay que rechazar a las minorías violentas de algunas naciones islámicas como también rechazamos a las que militan en nuestros países occidentales. Y, desde la firmeza, es necesario aprender a convivir con los turcos y los egipcios, con los marroquíes y los indonesios, con los afganos y los argelinos, con los paquistaníes y los islamistas del África negra. Leopold Sedar Senghor, en su deslumbrante ensayo Negritud y arabidad, reflexionaba sobre los extremismos pedernales, tanto culturales como políticos, que pueden provocar las chispas del gran incendio.
En El Corán, al-Qurân, es decir, la lectura, la doctrina de la paz y el amor, se lee: "Recordad el bien de Dios que bajó sobre nosotros cuando erais enemigos y concilió vuestros corazones: con su bien os transformasteis en hermanos" (Azora III 98/103).
Solo el buen sentido, el entendimiento moderado de la Historia, el respeto a la religión ajena, el reconocimiento de las manifestaciones culturales allá donde se producen y la huida a la desbandada de las generalizaciones cerriles, pueden evitar que se encienda la islamofobia y con ella un conflicto armado entre el mundo occidental y el mundo islámico.


sábado, 19 de agosto de 2017

D. JESÚS RECIO PRESENTA EN LA ERCINA EL PROYECTO CULTURAL DEL INSTITUTO BÍBLICO Y ORIENTAL PARA LA MONTAÑA Y LOS MONTAÑESES




En el esplendido salón del Ayuntamiento de la Ercina y acompañado por los señores alcaldes don Ignacio Robles (La Ercina) y don Nicanor Sen (Cistierna) presentó don Jesús Recio el proyecto cultural del Instituto Bíblico para la Montaña Oriental Leonesa. Don Ignacio Robles, y don Nicanor Sen hicieron un repaso de las dificultades que atraviesa desde hace tiempo nuestra comarca y el empeño de las alcaldías de Cistierna, La Ercina y Sabero, durante los últimos tiempos para que tal proyecto saliera adelante. Después de casi 6 años de aunar esfuerzos se ha conseguido que diferentes administraciones diesen el visto bueno a un proyecto cultural inédito por el territorio en el cual se establece (Montañas de León) y por aquellos que lo llevarán a cabo (los montañeses). Se hizo especial mención a don David Álvarez, presidente de EULEN que en paz descanse, paisano nuestro de Crémenes, el cual cuando hace años fue informado sobre la posibilidad de incardinar la cultura en nuestra montaña se mostro desde el principio animoso y colaborador. Dijo don Jesús, que esta obra nace en unos momentos de gran necesidad en la comarca, impulsado por personas que no son empresarios, pero si gente muy válida, que ama mucho a su tierra. El proyecto del Instituto Bíblico se asentará en tres lugares: Cistierna; Sabero; La Ercina-Crémenes. Cistierna será el lugar elegido para la reubicación de lo que hasta ahora permanecía en León, un centro dedicado a la Biblia y Oriente, Egipto y Mesopotamia; civilizaciones matrices de la nuestra. Se cuenta en Cistierna con los edificios de la Iglesia de Santa María  (s. XII), donde irá el museo y en la Biblioteca Municipal, biblioteca que custodiará más de cincuenta mil volúmenes y aulario de: Griego; Latín; Sumerio; Acadio; Hebreo, Jeroglífico Egipcio; Copto, Arabe. En la Casa Forestal de Crémenes y  antiguas escuelas de la Ercina irá la cátedra: El Origen de España. Edificios dotados con un museo y Biblioteca donde se estudiará aquella primera entrada a la historia escrita (29-19 a. C) cuando la conquista romana de los Cántabros, conquista que dejaría la plantilla por la que discurrió después de siete siglos la primera reconquista. Un centro donde se estudiarán los hechos ocurridos entre Peñacorada, Covadonga y Liébana. Territorio que fue tempranamente romanizado. Entre los siglos I al III, aquí ya se escribía y leía el latín; cada pueblo de la montaña tiene su texto en latín de aquellos remotos tiempos (Vadinienses); a partir del 718 en estas montañas se refugia la cultura hispano-visigoda e innumerables reliquias espirituales que se salvaron de la invasión musulmana. Decía don Jesús que esos estudios se pueden hacer desde Valladolid o Salamanca pero hacerlo desde nuestras montañas y por los descendientes de aquellos esforzados montañeses es muy interesante y honroso. El tercer pilar del proyecto se ubicará en Sabero y se relaciona con el mundo de las Bellas Artes. Se cuenta para ello con un edificio donde será expuesta la obra de don Ángel Peres, notabilísimo escultor de origen canario residente en París, con una extensa obra repartida por Europa y América. En Sabero se expondrán más de doscientas esculturas, obra dedicada sobre todo a la figura humana femenina, dotada de gran perfección en la ejecución figurativa y hondura espiritual. Decía don Jesús refiriéndose a don Ángel: “Recogemos entre nosotros a un grande  de los nuestros, una obra que con el tiempo será más apreciada y tenida en cuenta”. Y al amparo de esa importante obra de don Ángel Peres se creará una escuela de Bellas Artes. Apuntaba don Jesús que: “ Es increíble, admirable y, encomiable la actitud de nuestros alcaldes, pues han entendido, han visualizado que la cultura es tan importante para nuestra tierra como lo puede ser el agua y los servicios públicos, que en los tiempos actuales son sostenidos con muchas dificultades por nuestros concejos”. Y continuaba diciendo: “Esta obra que ahora comienza sin los que vivimos aquí no será nada, éste es un empeño en el que debemos entregar nuestra vida”. Los primeros beneficiados de tamaña obra serán los niños y jóvenes de la Montaña Oriental, que a cuatro minutos del la escuela o del instituto se verán acompañados de mucha cultura. “Sabrán que viven en un territorio que tempranamente y a través de las calzadas dejadas por los romanos recibió la cultura del Oriente”. “Conocerán que viven en un territorio matriz de España y de las naciones que de nosotros después vinieron, esto les hará mucho bien, dotándoles de autoestima y amor a su tierra, tan pobre en los momentos actuales pero tan llena de cultura, tan acompañada de personas sabias y de gran conciencia”. La cultura, según hizo notar uno de los asistentes a la presentación (Marisa de Crémenes),  se convertirá también en un poderoso motor económico. Anunciaba don Jesús que la Cátedra de Historia no solo recordará el pasado,  inspirados por la universalidad de nuestra historia local, el Instituto Bíblico hará algo muy importante en Irak, país en el cual España hasta ahora no ha tenido ninguna excavación. En Adab una ciudad que fue tan importante como Ur, se hará algo extraordinaio y será realizado por montañeses, demostrando que aquí hay gente buena, culta, esperanzada y con un gran porvenir.
Y ya para terminar, siempre fuimos los montañeses gentes generosas y hospitalarias, esa fue la impresión que se llevaron el numeroso grupo de personas venidas de toda España, que participaron la segunda semana de Agosto en la Semana Cultural del Instituto Bíblico en Cistierna. Además de la hospitalidad se llevaron la impresión, de que Cistierna, la Montaña Oriental y sus gentes poseen una gran cultura y espíritu, que comienza aquí un proyecto de gran magnitud; despacio, con calma con verdad…

Cistierna bajo Peñacorada.  Cistierna será el lugar elegido para la reubicación de lo que hasta ahora permanecía en San Isidoro- (León), un centro dedicado en aquella santa casa a la palabra de la Biblia, Oriente, Egipto y Mesopotamia; civilizaciones matrices de la nuestra. (Fot: Siro Sanz)

Pantalla con el emblema del Instituto Bíblico y Oriental en el salón del ilustre Ayuntamiento de la Ercina (Montaña Oriental Leonesa). (Foto: Carlos Alvarez)

El presidente del Instituto Bíblico y Oriental, don Jesús Recio de Aleje, flanqueado a su derecha por don Nicanor Sen alcalde de Cistierna y a la izquierda por don Ignacio Robles alcalde de la Ercina, durante la presentación de la obra cultural del Instituto Bíblico para la Montaña, ayer a las 20: 30 de la tarde, viernes 18 de Agosto de 2017 en el ilustrísimo Ayuntamiento de la Ercina. (Foto: Carlos Alvarez)

lunes, 14 de agosto de 2017

CISTIERNA: EL CAMINO DEL AGUASALIO UNA OBRA VIARIA A PROTEGER Siro Sanz García



En el Nº 49 de la Revista Comarcal de Riaño, (Siro Sanz. Junio 2014 editorial Sorles), dedicado al castillo del Murrial o castillo de Cistierna, una fortaleza integrada en el complejo defensivo de Aguilar, propugnáculos reconstruidos por mandato de los reyes astures, bajo la égida de los Flaginez, notables del Alto Esla a partir del año 854, ya mencionábamos este camino y otros de semejantes características en el entorno de esas fortalezas Alto-Medievales. También aparece reseñada su existencia en la publicación: “La Huella de las Legiones, Cuadernos de Campo Nº 1. P 50,51” (Eutimio Martino- Siro Sanz. 2003, editorial Sorles), y se anotaba como uno de los vestigios antiguos de Peñacorada. En breve se editará un monográfico sobre semejante camino en la Revista Comarcal de Riaño. Pues bien, desde hace días vemos desde el pueblo de Cistierna, como avanzan ciertas obras de desmonte para abrir una pista destinada a la extracción de madera en la ladera Oeste del Macizo de Peñacorada, en el Valle del Aguasalio;  obra de escalio muy próxima a este notable camino. Nos trasladamos la mañana del 14 de agosto al lugar. In situ observamos la máquina excavadora parada junto a la salida de dicho camino a la pradería del Murrial. En este breve artículo rogamos con máximo respeto a las autoridades concejiles, que son las que tienen potestad, pues son representantes del concejo de vecinos (Junta Vecinal) en cuanto al mantenimiento y protección de las vías y caminos antiguos situados en terrenos comunales. Para que los ingenieros de montes sean advertidos por si acaso tienen previsto hacer pasar la máquina excavadora por el camino del Aguasalio abriendo pista. En los últimos 40 años las pistas forestales han destruido más del 30% de la red viaria antigua en la Montaña Oriental Leonesa. Si no se pretende construir una pista forestal sobre el camino, ojalá no ocurra, sirva el artículo para informar respetuosamente a los cisterniegos y a nuestras autoridades concejiles de la importancia de tales restos viarios; obras antiguas, ahora susceptibles de ser utilizadas como magníficas sendas de paseo por los esplendidos paisajes de Peñacorada. Lugares de gran belleza que suman a la vez una gran riqueza arqueológica y biodiversidad natural.

 Arriba la máquina excavadora a la salida del camino del Aguasalio hacia la pradería alta del Murrial, bajo el castillo de Cistierna. Muros de piedra para aguantar la carga de la cuña, y de lo que está sobre ella, la piedra material excelente para soportar la comprensión(Foto: Siro Sanz 14-8-017)

La solidez de estos camino ha sido la única garantía para su conservación hasta ahora. Nuestro concejo durante generaciones lo ha reparado una y otra vez mediante hacenderas comunales, lleva abandonado su mantenimiento unos 60 años, ya es hora de que vuelva a ser limpiado y recuperada la caja del camino. (Foto: Siro Sanz 14-8-017)

 Las condiciones socioeconómicas de la comarca, retirada y con una economía de pura subsistencia hasta los años 60 del siglo que pasó ha hecho posible que estas obras llegasen hasta nosotros. (Foto: Siro Sanz 14-8-017)

 Nos admira la envergadura de la obra, en fuerte pendiente, excavando y rellenando sobre fuerte muro de contención hacia la caida del Valle de Aguasalio. (Foto: Siro Sanz 14-8-017)

 La resistencia de los muros nos habla de su antiguedad. Tanto el Castillo de Aguilar (entre Sabero y Cistierna) el Castillón de Fuentes y el de Santaolaja cuentan con caminos de las mismas características de éste que asciende hasta el castillo de Cistierna en el Murrial. (Foto: Siro Sanz 14-8-017)

El camino desciende aquí hacia el Valle del Aguasalio.(Foto: Siro Sanz 14-8-017)


Estas obras se califican de ingeniería por el estudio y adaptación a la pendiente y por la defensa de la calzada mediante cunetas y alcantarillas en sus tramos inundables para la evacuación de las aguas que destruyen por sistema, segun hemos observado las pistas forestales modernas. Esta alcantarilla (actualemente cegada) del camino del Aguasalio muestra de otras que existen y, las cunetas la relaciona con muchos otros antiguos caminos de la Montaña Oriental Leonesa, atestiguados como existentes ya en el siglo IX. (Foto: Siro Sanz 14-8-017)

sábado, 5 de agosto de 2017

Y LUEGO DICEN QUE CISTIERNA ES FEO: UN DESPROPOSITO. DESTRUCCIÓN DE LA CASA DE DOÑA PELE




Y aquellos que lo dicen hablan con razón. Pasamos por ser una de las villas más devastadas a nivel urbanístico, pero para llegar a esta situación se han hecho muchas cosas mal desde hace más de cuarenta años. En el Nº 46 de la Revista Comarcal de Riaño, agosto de 2013  ya denunciábamos que un progreso mal entendido y la falta de luces, sensibilidad de algunos ediles y técnicos colaboradores del Ayuntamiento los cuales hemos padecido con la paciencia del santo Job durante el tiempo arriba señalado, propiciaron el desbarajuste que barrió la personalidad  no solo de Cistierna; debido también a otros ilustrísimos, ocurre lo mismo en muchos pueblos de la Montaña Oriental Leonesa. Hasta entonces Cistierna contaba con un buen número de hermosas casas de galería orientadas al Sur, dos alturas, todo lo más tres, balcones de forja y tejados a dos aguas cubiertos de teja árabe. Aquella edilicia tan simple, bella, bien proporcionada y alineada respecto a las calles, de proporciones humanas, ha sido sustituida poco a poco por adefesios y mamotretos que han trasformado nuestra villa en el museo de los horrores que ahora nos convierte en una de las poblaciones más desastradas del Reino de León. Ejemplos de lo que expongo hay muchos, pero destaca por encima de todos en una de las calles principales un mamotreto de cinco pisos, auténtica conejera humana, que ostenta fachada alicatada de marmolina granítica, eso sí, bien pulida. Edificios como este nos cubren de vergüenza y se dan de tortas, si los comparamos, con las espléndidas casas de: Don Miguel el de la Puerta, antes comercio de don Matías Concellón y Foro; la de Aurelio Tascón Rozas, luego farmacia de don Rafael, ahora de don Esteban; la casa del señor Luis padre del Aguilón destruida en los ochenta; la Jabonera; las casas de Alicia Aller y Balta; el Moderno; la de Columbiano; la casa de doña Macaria y don Celestino excelente carnicería y mejores personas; la de don Emilio Tagarro (ahora inmersa en un proceso de restauración ejemplar para vergüenza de muchos otros que han destrozado casas aún más notables, como el Instituto de Previsión); la de Juanita la Villalona; la de los Corral frente a el supermercado DIA ahora de Juan José Sanz; todas ellas en la calle Constitución, antes General Franco y antes del espadón de Gabriel y Galán. En la calle Padre Isla destacábamos en aquel artículo: La Casona; las casas de don Esteban Corral junto al paso a nivel del ferrocarril, antiguas oficinas de su empresa; las casas de los Corral que albergaban en sus bajos el café Central; la casa de los Valladares y doña Asunción; la Casa de los Franceses; la de doña Porfi; la de los Reyero y doña Pele de la misma familia; don Ermelindo; la casa de Nieto; la de Dolores (carnicería) y las que siguen hasta por debajo de las Gorrumbinas y zapatería La Torre; las casas de don Tiburcio Vallinas: (ahora farmacia de arriba, casa de Chanito y Confitería Montañés); y llegando a la plaza la casa familiar de don Esteban Corral y; la reciéntemente aniquilada de los Valdes junto al Ayuntamiento. En el pueblo viejo (barrio de San Guillermo) y Corralón existen otras de gran valor e interés. El resto del pueblo ha sido víctima de ladrillicidas infames y arquitectos de pésimo gusto que van de artistas por el mundo, ignorantes de todo lo que es la edilicia tradicional, debido a su escasa o nula formación humanística. Y qué me dicen de los pretenciosos y horteras chalets con tejados inverosimiles y jardines con pozo ciego, caldero en el brocal, diosas portando cuernos de la abundancia, burritos, carros y carretillos con petunias, leones pasantes y garra amenazante, aguiluchos con ínfulas de heráldica hidalga de sangre limpia y enanos que de unos años acá pululan por doquier. No hay nada más hortera que intentar parecer rico incluso siéndolo; vicio éste de nuevos ricos. Y es que esta gente gasta grandes y soberbios alardes de omnipotencia, “de una omnipotencia de nuevo género que pudiéramos llamar la omnipotencia de la ignorancia”. La calle Padre Isla, en el tramo que va desde la farmacia del cruce a la plaza, hasta ahora y salvo algunas excepciones es una de las calles mejor conservadas, presenta notables muestras de esa edilicia respetuosa con el buen gusto, homogeneidad en cuanto a las alturas, materiales (piedra calar o ladrillo visto), balcones de forja, ventanas sencillas, aleros con canecillos de madera, huertas y corrales en la trasera. Pero parece que a esta calle le ha llegado el turno del acabose y, un nuevo despropósito se ha perpetrado, no por causa de los propietarios, si no de aquellos que tienen potestad y autoridad para ello y deberían de velar propiciar, dictar medidas de protección para edificios que ya han cumplido el siglo o les falta muy poco, estamos hablando de la casa de doña Pele.
Doña Pele era hermana de Juanito Reyero, antigua propietaria de la casa que ahora ha sido aniquilada. La madre de Emiliano el jugador de baloncesto en el Real Madrid que tanta gloria dio a Cistierna vivió en esta casa pues era sobrina de doña Pele y aquí regentó una tienda antes de la de los padres de Marita. Junto a la casa, donde ahora se levanta la plaza de abastos, había un gran huerto perteneciente a los Reyero donde se celebró  el banquete y fiesta de la boda de la madre de Emiliano en plena guerra incivil. En esta casa doña Pele preparó también la comida a los presos en la cárcel del ayuntamiento durante los primeros días de la guerra, todos ellos miembros de las familias de derechas del pueblo: Esteban Corral, Raimundo el médico, Bernardino Sagüillo, Inocencio Recio etc. La comida se la llevaba Adela, previa inspección de dos vigilantes que miraban que no hubiese algún arma escondida entre platos, panes y peces. Bajo el balcón del chaflán que da a la plaza de abastos se perpetró el crimen del Periquín del cual fue testigo en primera fila doña Pelegrina allá por el año 25 del siglo que pasó a la historia. Después del fallecimiento de la propietaria, los Reyero la alquilaron y en el primer piso vivió durante casi cuarenta años don Luis Luis (El Portu) con su extensa prole, excelente persona y extraordinario componedor de huesos y miembros dislocados, aquí curó a mucha gente de Cistierna y de toda la montaña; don Luis quiso en numerosas ocasiones comprar esta casa a los herederos de doña Pele pero no hubo manera. En la planta baja habitó la familia de Marita y allí tuvieron taberna y comercio de ultramarinos hasta los años ochenta del siglo que pasó. No deja de ser una casa de ciertas cualidades si la comparamos con esos otros horrores perpetrados en Cistierna. Toda ella estaba construida de piedra calar, presentaba siete balcones de forja en el primer piso, dos puertas y cinco ventanas en la parte inferior, esquina achaflanada entre la calle P. Isla y la calle que da a la plaza cubierta. Los muros ostentaban un paramento exterior e interior de piedra calar de casi noventa centímetros de anchura, el espacio interior relleno de ripio  y cascote para evitar las humedades. En la parte trasera, donde una gran corralada, mostraba una hermosa galería compuesta por seis grandes ventanales de ladrillo visto orientada al Sur, sustentada a su vez por siete portales en arquitrabe del mismo material. ¡Qué gran destrozo! ¡Qué excelente oportunidad para nuestro Ayuntamiento de demostrar un poco de ilustración! ¡Qué ocasión perdida por los propietarios para ejercer una buena restauración como la que lleva a cabo y prolonga en el tiempo con gran mimo don Emilio Rodríguez Tagarro, en su casa frente a la Parroquia de Cristo Rey! Independientemente del uso industrial que quiera darse al edificio, se podía y debía haber respetado la fábrica original; al menos las fachadas.
Espero que nadie se moleste con estas palabras, pues no intentan ofender a nadie, ni a mis paisanos ni las autoridades del Ayuntamiento a las que siempre apoyaré en lo que buenamente pueda, con opiniones constructivas y respetuosas, pero no debo dejar de mostrar mi angustia y tristeza por el aspecto cambiante de nuestra querida villa de Cistierna, algunas veces a mejor y más de las que quisiéramos al peor de los feísmos. ESPERO QUE TAMPOCO LA OPOSICIÓN UTILICE EL ARTÍCULO DE FORMA OPORTUNISTA, PUES CUANDO GOBERNABAN EN CISTIERNA, TAMBIÉN METIERON BIEN LA PATA EN ESTE TEMA, RECALIFICANDO TERRENOS Y DESTRUYENDO NOTABLES CASAS; LA OPOSICIÓN HAY QUE HACERLA ANTES DE QUE ESTAS COSAS OCURRAN (Recordamos a LA OPOSICIÓN la destrucción de la antigua casa solariega con escudo del siglo XVII donde ahora se ubica el tanatorio, cuando el municipio era gobernado por ellos entre 1979-1987). Por último solo reseñar que en otras poblaciones con un poco más de sensibilidad e ilustración que la nuestra, este tipo de casas no serían destruidas, pongamos León capital como ejemplo, donde edificios del casco antiguo con menos empaque que la casa de doña Pele gozan de especial protección. Pero... ¿Existe siquiera en Cistierna un inventario de edificios a proteger? ¿Si existe, qué criterios se siguen para que un edificio como este no se proteja, o al menos se respeten las fachadas?  ¿Tienen algún tipo de protección ciertas casas ya mecionadas de la calle P. Isla? Si no existe ese inventarió, más arriba he nombrado un borrador de los edificios a proteger gratis et amore para el técnico,  arquitecto, o quién se ocupe o preocupen estos temas en el ayuntamiento. Compararemos cuando pase el tiempo si lo que se pretende construir es mejor que lo que vemos en las fotografías de este artículo, un documento  de lo que ya ha desaparecido para siempre. Desde luego la Calle Padre Isla, no será lo mismo sin la casa de doña Pele en la que, ¡ojo!, aún habita la sombra de sus Manes.

  En la parte trasera, donde una gran corralada, tiene una hermosa galería compuesta por seis grandes ventanales de ladrillo visto orientada al Sur, sustentada a su vez por siete portales en arquitrabe del mismo material. (Foto: Siro Sanz)

 Toda ella está construida de piedra calar, presenta siete balcones de forja en el primer piso, dos puertas y cinco ventanas en la parte inferior, esquina achaflanada entre la calle P. Isla y la calle que da a la plaza cubierta. (Foto: Siro Sanz)
En los bajos hubo tienda en tiempos de doña Pele y cuando los padres de Marita taberna y tienda hasta los años ochenta del siglo que pasó. (Foto: Siro Sanz)

CONSUMMATUM EST LADRILLICIDIO, sábado 5 de agosto de 2017, víspera de la Transfiguración de Nuestro Señor (Foto: Siro Sanz)

SIC TRANSIT GLORIA MUNDI (Foto: Siro Sanz)

SUUM CUIQUE DECUS POSTERITAS REPENDIT (Foto: Siro Sanz) 

 Calle Padre Isla, casa de don Ermelindo y  la casa Nieto edificios que deberían estar en un inventario previo a proteger. (Foto: Siro Sanz)

 Casa de don Miguel Melcón y hermanos, comercio de don Matías Concellón y Foro. Otra de las casas a proteger junto a la que le sigue de la famila Montañés. (Foto: Siro Sanz)

 Casas de los Reyero  y de los Franceses en la Calle Padre Isla ¿Figuran en algun inventario urbano de Cistierna? (Foto: Siro Sanz)