Translate

domingo, 20 de enero de 2013

EDAD CONTEMPORÁNEA: LA SOCIEDAD FRANCESA “HOUILLERES D´CISTIERNA ET ARGOVEJO” MINERIA DEL CARBÓN EN LOS CONCEJOS DE CRÉMENES Y CISTIERNA A PRINCIPIOS DEL S XX.



(Artículo publicado en la Revista Comarcal de Riaño Nº 42)  
Siro Sanz García

En mi primera visita al Museo de la Siderurgia de Sabero, pregunté al Señor Director Don Roberto Fernández, por la ausencia de la villa de Cistierna en la hermosa y espectacular maqueta sobre la minería de la comarca que se expone en dicho museo. Se mostró extrañado y, al igual que un servidor, desconocedor de las razones de semejante olvido. El “olvido” resulta chocante si tenemos en cuenta que todo el Valle de Sabero desde 1836 hasta 1927 perteneció al ayuntamiento de Cistierna, y de la estación cisterniega a partir de 1894, salía toda la producción de mineral carbonífero hacia las Provincias Vascongadas.  La minería del carbón, junto al ferrocarril, fue de vital importancia en la trasformación  radical de la pequeña villa campesina que  dormía la siesta de los siglos en la solana del extremo Oeste del macizo de Peñacorada. El fuerte impulso producido a finales del s. XIX y principios del XX, convirtieron a Cistierna en el núcleo ferroviario, industrial, comercial y minero que perduró hasta la segunda mitad del s. XX. En Cistierna la estratificación social fue siempre menos rígida  y más permeable que la de Sabero, y sería el lugar escogido para establecerse debido a sus relativas mejores comunicaciones, por una compañía minera de origen foráneo, en concreto francesa. Se llamaba esta sociedad “HOUILLERES D´CISTIERNA ET ARGOVEJO”; tenía su domicilio legal en la Rue des Ponts Corvines en Lille, región de Picardia, Francia. En 1900,  contaba dicha sociedad con un capital inicial de más de  dos millones y medio de Francos, y aparece inscrita en el Registro mercantil de León el 26 de marzo de 1906. Don Paul Verdier, natural de Chateau  de Contailmaison, Picardía, administrador delegado, elegido como tal en el consejo de la sociedad el 6 de septiembre de 1904, da poder al director gerente Don León Pinault, de nacionalidad francesa, residente  en Cistierna, para que compre unas 10 Ha. de terreno en la margen izquierda del Esla, entre el puente del ferrocarril de la Robla y el puente de Hierro ubicado en Redimora. Los terrenos estaban situados en los pagos conocidos como la Caldera (actualmente Campo del Esla, propiedad de Rabanal) y el Convento (ahora gran finca de los herederos de D. Albano). Los terrenos adquiridos  a los labradores cisterniegos, eran los mejores prados y fincas de regadío junto al río Esla; así, poco a poco, sin volver la vista atrás, el pueblo abandonaba su fisonomía agrícola pastoril, por un incierto, aunque “prometedor” futuro industrial y minero. A partir de 1904, después de un proceso de compra bastante problemático por la cantidad de propietarios afectados, se comienza a construir en el pago de la Caldera el edificio de “Los Lavaderos”, una notable construcción, destruida sin ningún miramiento a finales de los años ochenta del pasado siglo, sin que nuestras autoridades, ignorantes del valor de semejantes restos industriales hiciesen nada en su favor. La sociedad francesa también edificará hacia 1905, en la calle Padre Isla de Cistierna, hoy Nº 28, una casa compuesta de: planta baja, único piso con cinco balcones y desván abohardillado de cinco mansardas hacía el exterior. Aún se conserva en el interior de este interesante edificio, alguna de las extraordinarias y bellas chimeneas en mármol rojo con intradós de cerámica vidriada, decoradas con motivos de candelieri. En la planta baja se instalarían las oficinas, despacho del director, caja fuerte de 6 toneladas; en el primer piso residirá el Director Gerente Don León Pinault y, en ocasiones, el delegado Don Paul Verdier. Hasta hoy día, este edificio es conocido en la villa como:  “CASA DE LOS FRANCESES”. Al contrario de lo ocurrido con Los Lavaderos, aquí, es de agradecer la reciente y respetuosa restauración efectuada por los actuales propietarios, la familia Vázquez-Escudero.
Entre 1903 y 1906 la actividad de la empresa gala, se dirigirá además de la frenética adquisición de terrenos, a la compra de minas y a la construcción de un ferrocarril minero de vía métrica desde Cistierna hasta el Triaje, en terrenos de Santaolaja de la Varga. Al mismo tiempo, desde Trapa en Argovejo,  inician la construcción de un tranvía aéreo de baldes para transportar el mineral hasta la estación de cribado y carga del Triaje. El 28 de agosto de 1904, Don León Pinault, Director Gerente de la Sociedad concluye una importante compra de minas con Don Eusebio Cosío, de Riaño y, Don Bernardino Tejerina, de Argovejo, que vendían las minas Teja 1 y Teja 2; en total 9 minas localizadas en Argovejo, Remolina y Ocejo, un coto minero de 402 ha, por el que la sociedad pagó el precio de 586.000 pesetas. En diciembre del mismo año, la sociedad compra a Don Vicente Miranda Tascón, vecino de Orzonaga, una mina en Argovejo, llamada Guadalupe 1, de 12 pertenencias, por el precio de 12.000 pesetas y los derechos de otra denominada Guadalupe 2, de 40 pertenencias. En Santaolaja los franceses adquieren las minas y tierras situadas en los pagos de Comarco (bajo el Castro), Urquiello (junto al río) y, Arenales (en la margen derecha del río frente al Castillón). Las minas de Santaolaja se denominaban: Mentan, Fidelio, Pedro, Petra 1 y Petra 2; las vendían sus propietarios Don Pedro Díez y Don Esteban Izaguirre. La construcción del ferrocarril minero se inicia en 1904 y es encargada a los contratistas Don Andrés Pontviane y Hermanos de nacionalidad francesa y a Don Juan López. El ferrocarril tenía un recorrido de 6 km.; partía de los lavaderos situados en el pago de la Caldera y discurría por los terrenos del pago del Convento. Después de pasar por el puente denominado “PUENTE DE LOS FRANCESES”, se unía por la izquierda en sentido ascendente dirección Riaño, a la carretera de Sahagún a las Arriondas, transitaba junto a ella entre el Km. 58 y 59. Al llegar a la altura del arroyo de Santa Marina (hoy entrada a la cantera de Don Baldomero Robles), el ferrocarril cruzaba a la parte derecha de la carretera, y por la Vega de San Pedro y Vega del Escobio se adentraba en el Valle del Duerna ó Urquiello, que de esas dos formas se llama el río que viene de Ocejo, hasta llegar a la estación de cribado y carga en el Triaje. Para tamaña empresa, fue necesario perforar tres túneles en roca caliza; de ellos, dos aún subsisten, el otro fue destruido hace unos 10 años cuando se amplió la curva situada enfrente del complejo industrial de Vegamediana. En las peñas que flanquean la hoz del Duerna, por su margen derecha, fue necesario levantar una poderosa plataforma de piedra ganada a la roca para instalar las vías. Actualmente, por esa plataforma discurre la carretera a Ocejo de la Peña. Además del citado Puente de los Franceses en Cistierna, hubo de construirse otro en Santaolaja, conocido como “PUENTE DE LOS OJOS”, un poco más arriba del segundo túnel sobre el Duerna. Ambos puentes son de piedra calar con buenos sillares ligeramente almohadillados; el primer puente no tiene arco, el segundo presenta dos arcos de mediana luz. La construcción del ferrocarril minero fue motivo de enconados litigios entre numerosos vecinos de Santaolaja y los contratistas Pontviane Hermanos y López. Los perjuicios en la ocupación de fincas e incluso la afección a un molino ubicado en el barrio de abajo de dicho pueblo, terminaron por involucrar a la sociedad minera, que también se querelló contra los contratistas. El tranvía aéreo  integraba dos líneas: una principal y otra secundaria. Se comenzó en el año 1906 y fue una formidable obra de ingeniería debido a lo accidentado del terreno. La línea de baldes tenía que trasponer el puerto de Trapa  (Argovejo) 1.650m, un  collado que comunicaba el municipio de Crémenes con el de Cistierna. La misión del tranvía era transportar el carbón producido en  las minas de Argovejo y Remolina hasta el Triaje en Santaolaja,  donde estaban las instalaciones de cribado y carga, para después trasladarlo en el tren minero a los lavaderos de Cistierna. En Trapa llegó a levantarse un auténtico poblado minero con viviendas y una taberna regentada por Don Vicente Tejerina Álvarez natural de Argovejo. En la instalación del tranvía trabajó un montador de nacionalidad francesa, junto al ingeniero español Don Ángel Chueca Sáinz, representante de la sociedad anónima domiciliada en Bilbao “Sociedad Española de Construcciones Metálicas”. El tranvía se armaba con cables metálicos que descansaban sobre caballetes de madera  asegurados en pozos con cimentación a base de un hormigón de cal y canto. Entre el caballete 25 y 26 se construyó la “Estación de Ángulo” para las labores de cambio de dirección. En lo alto del puerto se construyó la “Estación de Trapa” necesaria para el cambio entre la línea principal y secundaria. En Trapa, los baldes trasponían el puerto por una trinchera practicada en la roca, de 34 m. de larga por 6 de ancha y 7 de altura. Misteriosamente este gran corte en roca no viene documentado en las labores de construcción del tranvía aéreo. Hacia el día 4 de noviembre de 1906 estaban instalados 48 caballetes; los cables, cojinetes, poleas, carriles, aparecían dispuestos por el suelo esperando a ser instalados. Esta sociedad minera de capital y dirección francesa, explotó el venero estudiado por el ingeniero Casiano de Prado en el S XIX, una capa de carbón que, desde Aleje, tomaba la dirección N.E, atravesando la collada de Tejedo hacía La Trapa en Argovejo, y después, por Peña Verde pasaba al término de Remolina, donde las capas tomaban la dirección S. hasta llegar cerca del pueblo de Ocejo de la Peña. El esfuerzo de la empresa francesa, no llegó más allá de 1914 cuando abandona el proyecto. El estallido de la Gran Guerra en julio de 1914 parece que algo tuvo que ver con este hecho, pues a partir de esa fecha no hay presencia de franceses en Cistierna. Recordemos que Lille y su región, de donde eran oriundos los franceses que vivían en Cistierna, fue prácticamente arrasada al estar dentro del frente Franco-Alemán hasta 1918.  Las infraestructuras mineras de la sociedad “Houilleres de Cistierna et Argovejo” fueron inmediatamente aprovechadas por propietarios minoristas del carbón locales como: Don Tiburcio Vallinas farmacéutico de Cistierna, Don Esteban Corral y Don Gabriel Rodríguez el carrero. A partir de los años cuarenta hasta los setenta se hizo con las minas, terrenos y lavadero de Cistierna, la sociedad minera “CARBONES DEL ESLA”, propiedad del empresario catalán Don Joaquín Molíns. Durante todos esos años hasta los setenta en que terminó la actividad, el gerente de la empresa Carbones del Esla, fue Don Emilio Brum Boix, esposo de Doña Filo, profesora en el patronato de Cistierna, muy recordada en la villa por su humanidad y excelente pedagogía en la enseñanza de las matemáticas. Desaparecido el ferrocarril minero, la empresa de Don Joaquín Molíns bajaba el carbón hasta Cistierna en camiones, utilizando el mismo recorrido que antes hacía el tren hullero. 
Lo que fuimos, y ¡qué bajo hemos caído!.


AGRADECIMIENTOS a Don Ramón Gutiérrez que me guió en la búsqueda de la documentación  y al personal del Archivo Histórico Provincial de León siempre diligente y atento con el investigador a diferencia de la mala acogida en algún otro archivo capitalino.
Casa de los Franceses en Cistierna. (Foto Siro Sanz)

 El Campo el Esla y los lavaderos de la Sociedad Houilleres d´Cistierna et Argovejo, (Foto Blanco, gentileza de Mari Luz Alonso)


 Puente de los Ojos en Santaolaja de la Varga -Cistierna. (Foto Siro Sanz)

Puente de los Franceses en Redimora -Cistierna. (Foto Siro Sanz)

Trinchera para el paso de la línea de baldes en el puerto de Trapa (Argovejo). (Foto Siro Sanz)

El Puente de Hierro se encuentra inmediato al Puente de los Franceses. Por aquí pasaba el ferrocarril hullero de Hulleras de Sabero. (Foto Siro Sanz)

Instalaciones de la empresa "Carbones del Esla". Un edificio de ladrillo visto que tiene su valor arqueológico industrial. Aquí se guardaban los camiones de la empresa. (Foto: Siro Sanz)

Cochera de la empresa "Carbones del Esla". (Foto: Siro Sanz)

El primer edificio era propiedad del ferrocarril. El segundo es la cochera de Carbones del Esla. El último edificio desapareció a manos de la piqueta pública el año pasado de 2012, aquí radicaba la oficina de la empresa donde actuó como gerente hasta los años setenta don Emilio Brum Boix. (Foto: Siro Sanz)


Nóminas manuscritas pertenecientes al Grupo Trapa de Hulleras del Esla, casi todos los mineros que figuran en ellas procedían de Argovejo. (Foto: Siro Sanz)

Nóminas del Grupo Trapa, Hulleras del Esla. (Foto: Siro Sanz)

Sueldos percibidos por los mineros de Trapa en 1947. (Foto: Siro Sanz)

2 comentarios:

  1. La empresa Carbones del Esla S.A. explotó desde después de la Guerra Civil hasta los años 70 del pasado siglo minas de hulla en Argovejo , Ocejo y Sta. Olaja de la Varga ,llevando el carbón a lavar al lavadero de Cistierna , donde en ocasiones se lavó el carbón de Domingo López Alonso.Como curiosidad diré , porque lo vi ,que la tracción de los vagones era animal , un toro .
    En todos estos años , el gerente de la empresa fue Emilio Brun Boix , mi padre, fallecido en 1988.

    ResponderEliminar