Translate

miércoles, 23 de enero de 2013

EL FUTBOL Y SUS PIONEROS EN CISTIERNA . Siro Sanz García






 Aunque no frecuento mucho los foros municipales no soy ajeno  al latido y preocupaciones de mi pueblo al que siempre he tratado de conocer, entender y ensalzar en la medida de mis posibilidades, por otra parte tan limitadas y pobres.  Ese latido, se palpa sobre todo en el sentir de los jóvenes y sus aficiones. Muchos de nuestros muchachos-as, no tantos como desearíamos  padres y mayores, frecuentan las magníficas instalaciones del polideportivo, muy mejoradas actualmente en cuanto: Vestuario, camping, campo de futbol, frontón, piscinas y  anejos dedicados a cafetería. Es bien sabido que el deporte refuerza los valores de solidaridad, responsabilidad, disciplina, compañerismo, además de incrementar los vínculos humanos que facilitan la convivencia entre adolescentes y jóvenes, que de otra manera pueden dirigir sus desbordadas energías al maltrato del mobiliario urbano, al enfoscado de cualquier pared pública o privada con pintadas tan irreverentes como antiestéticas, al consumo de alcohol y drogas muy nocivas en una etapa de la vida en la cual el desarrollo de cuerpo y mente debe ser armónico y ajeno a sustancias  dañinas. El polideportivo mantenido con tanto esfuerzo desde hace más de 30 años, en ocasiones también es victima de tropelías por parte de unos pocos  desmandados que desconocen el valor de las cosas y el esfuerzo de los distintos Consistorios de la Villa por dotar y mantener una  instalación tan necesaria para el desarrollo físico y espiritual de la juventud.
Los políticos, siguiendo el turno riguroso que les envía a la oposición, suelen criticar cualquier tipo de mejora que se hace en el polideportivo y lo hacen con pobres argumentos, impulsados por el deseo de descalificar todo lo que no tiene que ver con el partido al que pertenecen. Deberíamos valorar mucho más todo lo que el pueblo ha conseguido a lo largo de más de 170 años, fruto del trabajo de los consistorios, de todos los colores, que en la villa han sido desde 1836.
 Las nuevas generaciones ignoran que el agua corriente aún no había llegado a todas las casas de Cistierna en los años cuarenta y cincuenta del siglo pasado; que el alumbrado público era escaso y deficiente; que el saneamiento de las aguas fecales y de uso doméstico era tan defectuoso que el tifus afectaba de forma endémica a la población de Cistierna; que las comunicaciones locales eran malas y pueblos como Ocejo, Quintana,  Fuentes y Yugueros, se comunicaban por caminos sólo aptos para las caballerías; que la atención médica era deficiente y cara para la gente sin recursos. El deporte practicado por aquellos años también reflejaba la estrechura de los tiempos que corrían, pero a pesar de las dificultades, la juventud cisterniega lo ejercitaba con una intensidad, pasión, sacrificio y generosidad hoy desconocidos.
 El deporte se hacía con poquísimos medios y el fútbol era el gran protagonista. En un repaso de aquellos heroicos años no puede faltar el recuerdo a los pioneros del futbol en nuestra villa que entonces como ahora se constituía en  el deporte rey.
Antes de la guerra incivil, en 1931 ya existía en Cistierna uno de los equipos fundadores e impulsores  del futbol local. El nombre de aquel equipo era: “Club deportivo Esla”. Jugaban en el mismo, entre otros: Dalmacio Callado, apodado El Lebrel, marido de Sara Sagüillo (padre de Saritisima que ahora llora ausencias de Cistierna en Tenochtitlan),  Nisio y otros, de los cuales hasta la memoria se ha perdido.
En los años cuarenta y en el mismo equipo jugaban: Churi, Manginas, Andrés Valbuena, Guti (hermano de Luis Canal), Soto (el ferroviario), Marquines, Muñoz cuñado de Don Matías Concellón (regentó la cantina Muñóz junto al paso a nivel), Panta (hijo del farmacéutico DonTiburcio Vallinas, abuelo de Doña María Consuelo, esposa de Manolo Rodríguez), Pedrera (viajante de comercio), Cubillo, Tinín, Chus Callado y otros más de los que no tenemos noticia. La vida activa del equipo al parecer perduró toda la década de los cuarenta, cesando por completo en los cincuenta.
 En una letrilla que se cantaba por aquellos años se decía: “En el campo el lavadero/ el Cistierna eliminó al Boñar/ en la puerta está Pedrera, defienden Panta, Muñoz, y Cubillo/ vaya paliza que les vamos a dar”.
En los años cincuenta, al Club deportivo Esla, le seguirían otros tres: El Juvenil, El Rayo y equipo del Barrio el Colegio.
El presidente del juvenil era Jandri, (el de la estación, también actor de comedias en el cuadro artístico “San Guillermo”), jugaban en dicho equipo entre otros: Julito Rodriguez (hermano de Manolo Rodríguez), y Tino Sierra (uno de los mejores en el antiguo arte morisco de la albañilería).
El Rayo también conocido como “El Estudiantes” estaba integrado entre otros por: Donato alias “Cocolin” fallecido recientemente, pequeño de talla pero grande como persona y jugador, Job Ruiz, Carlos González (propietario con su esposa Doña Emma  Sanz del Hostal Moderno, uno de los mejores porteros de  todos los tiempos en Cistierna, jugaría como portero de Cistierna contra la Cultural y el Boñar más de 30 partidos), Fidelito Rodríguez, Vicente Montañés, Emiliano Rodríguez (más tarde, famoso jugador de baloncesto en el Real Madrid), y Luis González (excelente persona, profesor de matemáticas en Alemania y en el instituto Vadinia de Cistierna, hasta su prematuro fallecimiento).
En el  equipo del Barrio el Colegio presidido por Dado (hijo de un guardia civil), jugaban: Paco Roldan, Hito, Nito (hijo de la Verdenosa), Pepe Chato (hijo de la Señora Casilda), Nano (de los mejores panaderos y panaderías de Cistierna, casado con la chica más guapa de Santas Martas), Isidro Vega, Paco Diez Canseco alias “Pico de 0ro”, Luisito Baños, y Larrea. Carlos Rodríguez (hermano de Manolo Rodríguez) entrenaba al equipo del Colegio.

Los tres equipos del pueblo jugaban una liguilla local y otra con Sabero, Olleros, Sahelices.
La rivalidad en Cistierna era sobre todo entre El Rayo y El Barrio el Colegio. Había mucha afición y las broncas eran frecuentes entre los aguerridos seguidores de ambas formaciones. Cuando se jugaba contra otros pueblos como: Guardo, la Velilla o Boñar, las rencillas desaparecían y formaban una selección con jugadores de todos los equipos existentes en Cistierna.
Los partidos se celebraban en su mayoría los domingos por la tarde. A las tres y media se rezaba el  rosario que era muy concurrido por los jóvenes de ambos sexos, ¡como para no ir!, buenas se las gastaba  Don Fidel Alonso párroco de Cistierna, buen cura de almas a pesar de un exagerado talante autoritario al servicio del nacional catolicismo imperante.  El buen pater, fulminaba a los niños con una sola mirada,  apuraba a los feligreses para acudir a todos los actos religiosos, vigilaba para que se cumpliese rigurosamente el descanso dominical, que las mujeres estuviesen convenientemente veladas, en actitud modesta y separadas de los hombres dentro del templo,  no admitía ni un carraspeo en la iglesia, cuando se ponía a repartir tortas y sopapos entre el güajerio, se quedaba sólo.
 El rosario de las tres y media, ver pasar el correo a las seis menos diez, las sesiones de cine en el Valladares, eran con el futbol y  baile los únicos pasatiempos para la juventud de la villa. Durante el invierno,  los domingos en los cuales se jugaba partido, Don Fidel, muy  aficionado al futbol, adelantaba el rosario a las tres, incluso abreviaba  las letanías de Nuestra Señora para acudir en persona, así mataba dos pájaros de un tiro: disfrutar del partido y vigilar los escarceos amorosos entre mozos y mozas, que ya se sabe lo que pasa en semejantes aglomeraciones.
El campo del Esla, junto al río homónimo y a las vías del tren La Robla-Bilbao, cuando llovía presentaba un aspecto lastimoso, lleno de charcos y desniveles, las porterías abiertas a los aires Norte y Sur, sin redes, de tal manera que el balón frecuentemente terminaba en el río,  donde presto bajaba la chavalería al rescate con varas de salguera para ayudarse a salvar de las aguas la pelota, que no estaban los tiempos para pérdidas y gastos. El perímetro y líneas del campo eran pintados previamente con cal por Job Ruiz.
El balón, antes de cada partido era enviado a un  zapatero remendón  para ser hinchado y cosido, ya que el latiguillo iba en el interior. Las duchas en toda estación, para el que lo desease, se disfrutaban en el río Esla.  Camisetas, pantalones y botas (el que las tenía) corrían por cuenta de cada jugador. De esta guisa, mal vestidos y peor calzados, se trasladaban a otros pueblos para jugar la liguilla. El viaje se hacía  en la caja del camión de Carlos Cayo, previo pago de tres pesetas por cabeza. En los años 1945-1946, La Cultural y Deportiva Leonesa jugó en varias ocasiones contra una selección formada por jugadores de Cistierna y Boñar. De nuestra villa fueron seleccionados para jugar en Boñar contra la Cultu: Andrés Valbuena, Guti, José Luis Manguinas y de portero Carlos González.
Seguramente nuestros  actuales jugadores del Club Deportivo Esla, también encaran serías dificultades en el desarrollo de su actividad, que intuimos serán en su mayor parte económicas. Que no se arredren ni acobarden, ellos son los sucesores de los primeros pioneros,  sacrificados y llenos de afición, aquellos esforzados jugadores ni por asomo hubiesen soñado con las  instalaciones y medios que ahora disfrutamos. Que la llama del futbol, encendida a principios del S. XX en Cistierna nunca se apague. ÁNIMO Y VIVA EL CLUB DEPORTIVO ESLA.

En el Campo del Esla, el Boñar visita Cistierna en partido amistoso año 1945. De pie por la izquierda: 1-no identificado; 2- Portero, Carlos González años más tarde portero del Cistierna; 3- Nano, carnicero de Boñar; 4- No identificado; 5-Paco Garay, 6- No identificado. Abajo por la izquierda: 1- Navajón (trabajaba en Talcos); 2- Ordas, tío de Doña Victoria Ordás, vecina de Cistierna y viuda de Fidel Rodríguez, R.I.P; 3- Felix Garay; 4-No identificado; tumbado aparece un tal Pilis.

Año 1953 la selección de Cistierna muestra el trofeo conseguido en el partido jugado contra la selección de la Villa del Negrillón. De izquierda a derecha y de arriba hacia abajo, jugadores: 1-Vicente Montañés; 2- no identificado; 3-Carlos González portero; 4- con boina camisa y chaqueta Nisio el entrenador: veterano jugador de la época de Dalmacio Callado; 5- Chus Callado; 6-Job Ruiz. Primera fila de rodillas: 1- Donato, alias Cocolín; 2-Emiliano Rodríguez; 3-Andrés Valbuena; 4- Santiago Villacorta; 5- Alicio el de la Práxedes. Entre el público, la animosa mocedad de Cistierna, siempre con su equipo .

EL CISTIERNA. De arriba abajo, izquierda derecha: 1. Vicente Montañés, 2. Carlos González, 3.Andrés Valbuena, 4.Paco Reyero, 5.Gelito, 6. Santiago Villacorta, 7. Donato (Cocolin), 8. Emiliano Rodríguez, 9. Job Ruiz, 10. Chus Callado, 11. Alicio (Foto: Familia Siro Sanz)

EL RAYO: De arriba abajo-izda derecha;1. Carlos González, 2, Manolo Colmenares, 3. Guti, 4.Luis González, 5. Manolo Cadenas, 6. Vicente Montañés, 7. Emiliano Rodríguez, 8. Carlos Rodríguez, 9 Andrés Valbuena, 10. Job Ruíz, 11. Donato (Cocolin). (Foto: Familia Siro Sanz)

EL CISTIERNA: De arriba abajo-izda derecha; 1, Cocheles Corral, 2. Carlos González, 3. Nano, 4.Vicente Montañés, 5. Manolo Colmenares, 6. Fidelito Rodríguez, 7.Donato (Cocolin), 8. Job Ruiz, 9 Carlos Rodríguez, 10. Andrés Valbuena, 11. Luisito Baños. (Foto: Familia Siro Sanz)

Tarde de Domingo de 1952. Pasa el correo de la cinco mientras se celebra un partido en el campo del Esla. (Foto: Gentileza Luisa Polvorinos)


2 comentarios:

  1. Enhorabuena por tu Blog, me ha gustado mucho.
    un abrazo. arturo llorente

    ResponderEliminar