Translate

martes, 14 de octubre de 2014

ADELA RODRÍGUEZ DÍAZ: CASI UN SIGLO DE MEMORIA VIVA DE CISTIERNA. Siro Sanz





Recibí la noticia del fallecimiento de Adela mientras contemplaba desde la Campera Mateo nuestra villa de Cistierna, una tarde lluviosa de octubre de 2014. Este acto supremo de la vida, lo realizó Adela acompañada del cariño de su familia y de su pueblo. Superada la tristeza del primer momento, pues la muerte de nuestros semejantes es separación y aviso de la propia, recordé con gratitud y alegría los muchos momentos compartidos con Adela. Enfilando ya la recta de los 100 años, seguía gozando de una memoria prodigiosa, y además, cuando relataba hechos de la historia cotidiana de Cistierna durante el pasado siglo lo hacía con mucho sentido común, ecuanimidad y caridad cristiana.
Hasta tres molesquines llené de datos preciosos, que no opiniones, de personas y sucesos para muchos ya olvidados o que no quieren ser recordados. Algunos de esos datos aparecen en este blog, y otros han sido puestos hace tiempo en papel de la Revista Comarcal de Riaño, todos ellos recogidos en las tardes de verano cuando Adela tenía a bien dedicarme su tiempo y paciencia. Hace cinco años me interesé mucho por el tema de la guerra civil en Cistierna. Cierto día, después de dos horas hablando del tema, Adela me espetó:-“Siro, la curiosidad mató al gato, eres muy curioso y preguntas cosas que ni a mi familia he contado”-. No se sentía a gusto recordando la muerte alevosa de sus convecinos, la delación, la cobardía de otros, y los difíciles tiempos que vinieron después. También me decía: -“de esto no escribas nada hasta después de mi muerte, y, no pienses que ahora sería distinto, la barbarie aparece en todo tiempo”-. No tengas cuidado Adela, el panorama que me pintabas era tan desolador, que al día de hoy aún no me atrevo a escribir el relato de la miseria humana desatada en nuestra villa durante aquel conflicto.
En su despedida nuestro buen párroco Don Avelino Gutiérrez, recordó con sentidas palabras la calidad humana, cristiana y vital de Adela. Durante los tiempos en que fueron párrocos de Cistierna: Don Similiano, Don Conrrado, Don Inocencio Rodríguez (Obispo de Cuenca), Don Fidel (Canónigo de la Catedral de León) y Don Telmo (Rector de San Marcelo de León), Adela fue una gran colaboradora en todas las tareas parroquiales y en todos los eventos promovidos y auspiciados en la parroquia de Santa María y después de Cristo Rey. En particular quiero destacar la participación de Adela en muchas de las actividades del Instituto Bíblico y Oriental de Cistierna, asistía a todas las conferencias de la Cátedra de Historia y a otras sobre las Sagradas Escrituras, y esto, cuando tenía 85 años, hasta hoy que cumplía los 96.
La muerte cristiana es un gran sueño. Transitoriamente adormecido el cuerpo de Adela espera el momento de la resurrección, cuando de nuevo se vea habitada por el alma. Asomada ya al gran misterio, seguro que nuestra convecina, amiga y confidente contempla ahora aquellos tiempos de la antigüedad por los que tanto se interesaba en las conferencias del Bíblico; mientras tanto, nosotros aguardaremos expectantes y con gozo el momento de reunirnos con ella y con nuestros queridos difuntos.
 Doña Adela Rodríguez y Doña Milagros Corral (Foto: Siro Sanz)
 Doña Adela bajo la imagen de Cristo Rey, titular de la parroquia de Cistierna. (Foto: Siro Sanz)

 
Doña Adela y Doña Rosario Vega en Picos de Europa. En la foto inferior cuando corrían los años sesenta, Adela es la tercera por la izquierda en la Virgen de la Velilla acompañada de: Elena Llamazares, Gelines, Puri, Tomasa y otras chicas de Cistierna. (Fotos: Gentileza de Adela)

2 comentarios:

  1. la memoria de nuestros mayores que nos dejan perdura , la del pino centenario de Cremenes que a sido vil mente derribado despues de ser seña de identidad de Cremenes durante siglos , debia de haber sido protegido por sus vecinos y declarado como arbol singular por la Junta ,nos quedaran las fotos para su memoria ,saludos

    ResponderEliminar
  2. Desgraciadamente el arboricidio caracteriza muchas de las actuaciones de particulares y ayuntamientos. En Cistierna de 1974 hasta la actualidad practicamente se han talado casi todos los grandes nogales que había en el interior del pueblo, algunos de ellos en lugares públicos y comunes a todos los vecinos. Lo que gusta es el cemento por todas partes. En general, la saña contra los árboles es indicio de poca sensibiliad hacia todos los seres vivos. Al celtíbero el árbol siempre le molesta, impide el paso o ensucia los canalones.

    ResponderEliminar