Translate

martes, 18 de marzo de 2014

MOLINOS DE LA MONTAÑA ORIENTAL LEONESA. EL MOLINO DEL RIBERO (Sorriba-Cistierna). UN BIEN PATRIMONIAL EN PELIGRO DE EXTINCIÓN. Siro Sanz García



Hace unos 14 años que la Confederación Hidrográfica del Duero se apoderó por expropiación (consecuencia de la construcción del Canal de los Payuelos) del Molino del Ribero o de Teodoro. Confederación desalojó el mismo por la vía forzosa y de urgencia a la Familia Rodríguez Tagarro, dinastía de molineros que como propietaria del mismo, lo poseía, habitaba y laboró durante generaciones.
El molino del Ribero documentado ya a principios del S. XVIII, era hasta el año 1993  uno de los más imponentes y, mejor conservados de la cuenca alta del Esla. Desde entonces hasta ahora, la familia Tagarro, con gran sacrificio de su hacienda y tiempo, inició un proceso de reversión para demostrar que las alegaciones de Confederación eran presuntamente dolosas e inciertas. Probando también que la inundación del molino era imposible que ocurriese, pues ese fue uno de los principales motivos alegados por Confederación para argumentar la expropiación. Aquí adjunto una serie de motivos que se pueden alegar para apoyar las justas pretensiones de la familia Tagarro. 

  1. La importancia del Molino del Ribero como bien patrimonial de primer orden en el municipio de Cistierna. Uno de los mejor conservados en cuanto a edificación, anejos y maquinaría.

  1.  El Molino, por proximidad forma parte de un conjunto patrimonial más amplio integrado por el Puente de Mercadillo a 400 metros (también muy agredido por la presa de los Payuelos); el Molino de Solores, Bien de Interés Cultural a escasos 1000 metros; La Virgen de la Vega (antigua ermita donde se halló lápida Vadiniense) y el pueblo de Sorriba con su conjunto de casonas hidalgas. La inmediatez del molino al camino de Santiago, Vía Vadiniense es también de reseñar.

  1.  Importancia del Molino del Ribero como seña de identidad para los Cisterniegos que después de una brutal reconversión minera, necesitan de activos económicos, sobre todo los referidos al patrimonio histórico y etnológico,  del cual el Molino del Ribero es uno de los activos más importantes. Los últimos años han sido devastadores para la fábrica y anejos del molino que camina al igual que su vecino el Molino de Solores a la destrucción total.
Mucho nos tememos que Confederación hará caso omiso de todo. La ruina inminente de toda la fábrica del edificio no augura mucho futuro para tan notable construcción. En mi libro: "Origen y misterio de los nombres de agua en el Concejo de Cistierna" hice una detallada descripción histórica del molino para aquellos que se interesen por el tema.
 Conjunto del Molino del Ribero hace unos 7 años. (Foto: Carlos Ferreras. Del libro: Origen y misterio de los nombres de agua en el Concejo de Cistierna)

 Cárcavo del Molino del Ribero.(Foto: Carlos Ferreras. Del libro: Origen y misterio de los nombres de agua en el Concejo de Cistierna)

 Sala de molienda, hace 7 años aún se conservaban tres piedras.(Foto: Carlos Ferreras. Del libro: Origen y misterio de los nombres de agua en el Concejo de Cistierna)

 Extraordinario horno conservado en las instalaciones del Molino Nuevo o del Ribero.(Foto: Carlos Ferreras. Del libro: Origen y misterio de los nombres de agua en el Concejo de Cistierna)

 Cernedoras del Molino Nuevo o del Ribero. (Foto: Carlos Ferreras. Del libro: Origen y misterio de los nombres de agua en el Concejo de Cistierna)




domingo, 9 de marzo de 2014

RESUMEN DE LA QUINTA CONFERENCIA DEL CICLO: LOS ORÍGENES DE LA NACIÓN ESPAÑOLA. LA BATALLA DE PONTUVIO: LA SEGUNDA COVADONGA. Sede del Instituto Biblico y Oriental en Cistierna. Eutimio Martino- Siro Sanz

.
La batalla de Pontuvio al igual que Covadonga fue una batalla importante. Si en aquella se ponían las bases para el nacimiento de una dinastía y un reino que permitía la vida de los cristianos en un reducido núcleo en torno a los Picos de Europa, en esta de Pontuvio se marcaban a fuego los límites por los cuales los musulmanes no volverían a penetrar jamás, límites que protegían la primera capital, sede real, Cangas de Onís.
El Padre Zacarías García Villada examinados hasta 10 códices que nombran la batalla en un lugar de Galaecia, con distintos nombres: Pontunno, Pontumio, Pontoruico, Pontuvio etc, rechaza casi todos y acepta como no contaminado el nombre de Pontuvio. Muchos historiadores se fueron a buscar el nombre a la Galicia étnica, pues en uno de los códices alguien interpretó: Puentes de Eume, olvidando la Galaecia-Galicia devenida por la división de Diocleciano cuando el imperio romano, una Galicia más extensa que llegaba hasta el río Cea. Ya en 1915 el General Ricardo Burguete en su obra: “Rectificaciones históricas de Guadalete a Covadonga” apuntaba la posibilidad de que el Pontón en la Montaña de Riaño fuese el lugar donde se dio esa batalla.

Un ejército árabe subía por el centro de la península siguiendo la calzada que de Complutum (Alcalá) se dirigía a Palantia cerca de Mansilla y desde aquí por la calzada del Esla ascenderían hasta los puertos con Asturias. Avisado el rey Fruela y los suyos, vigilaban los pasos de: Tarna, Ventaniella, Arcenorio y Pontón. El ejército árabe tendría que dividirse para entrar en Asturias por pasos muy estrechos, las emboscadas se realizarían en la parte más escabrosa, hacia el norte, después de las primeras escaramuzas y en desbandada, los árabes se reagruparían en las Vegas de Pontón, Ventaniella y Arcenorio, donde perecieron. Cuatro son las ermitas casi simetricas, dos al Norte de la cordillera (Ventaniella y Arcenorio) y dos al Sur (Pontón y Riosol), donde la tradición pertinaz dice que: "fueron levantadas en acción de gracias a la Señora como en Covadonga, por una gran victoria alcanzada sobre un ejército musulmán". Como siempre el trabajo de campo y el análisis de la tradición para ver que poso de realidad guarda, han sido las vías utilizadas para estudiar el tema, al igual que los árabes que lejos de atacar a Gangas por la Galicia Lucense, se dirigen por las vías directas heredadas de la plantilla romana.
 Desde la Peña de todos los Vientos en Acebedo (x) divisamos: Peña Ten (2), Pileñes (3), Puerto de Ventaniella (4), Puerto de Arcenorio (5); los pasos de la cordillera junto a Pontón en la retaguardia de Cangas. (Foto: La huella de las Legiones)
 La ruta a Ventaniella, por el Valle de Valdosin, a su entrada la Peña el Castiello y en primer término en la pradería, situada en confluencia las ruinas de la ermita de San Miguel, el ángel batallador. (Foto: Siro Sanz)

 Caserio y ermita de Ventaniella, arriba el puerto deVentaniella en el límite con León. (Foto: La huella de las Legiones)
La calzada de Ventaniella en Sobrefoz. (Foto: La Huella de las Legiones)

 La Vega la Casa. Ermita de Arcenorio. (Foto: La huella de las Legiones)

 COLLADA LA CAMPA. Dicen y tienen por cierto/ que en la Collada la Campa/ acamparon muchos moros/cuando se dio una batalla/ Esta Virgen de Arcenorio/ mereció ser coronada/ por el milagro que hizo/ cuando gano una batalla (letrilla popular). (Foto. La huella de las Legiones)
 Valle de Sajambre. A la derecha el Ponton y la Vía Saliámica por donde los árabes intentarían pasar a Asturias. (Foto: E. Martino)

Ermita de Pontón. (Foto: Siro Sanz)