Translate

martes, 29 de noviembre de 2016

PRESENTACIÓN DEL LIBRO HOMENAJE AL PADRE EUTIMIO MARTINO (Universidad de Murcia)

 "De cierto os digo, que ningún profeta es aceptado en su propia tierra” (Lucas 4:24).

El sábado día 3 de diciembre a las 20 horas en la sede de Cistierna del INSTITUTO BÍBLICO Y ORIENTAL, presentación del libro publicado por la UNIVERSIDAD DE MURCIA en homenaje al PADRE MARTINO al cumplir en plenas facultades los 91 años y sobre todo por su labor en pro de la HISTORIA: ROMANIZACIÓN Y CRISTIANIZACIÓN DE LA MONTAÑA DE RIAÑO.


lunes, 28 de noviembre de 2016

INSTITUTO BÍBLICO Y ORIENTAL (Cistierna). RESUMEN DE LA CONFERENCIA DEL CICLO EL CRISTIANISMO EN EL NOROESTE HISPANO: ORIGEN DE LA DIOCESIS DE LEÓN Y ASTORGA. LA BASÍLICA DE MARIALBA. Siro Sanz




 Indagar en el origen del cristianismo en el solar de los antiguos astures y cántabros  viene justificado por la propia labor que interesa y realiza el Instituto Bíblico y Oriental en la Montaña de Riaño. Desde hace años el IBO, indaga, investiga, araña el pasado y las lenguas antiguas para hacernos ver que somos un eslabón más de una cadena de trasmisión que nos lleva al Oriente Mesopotámico. Ese fecundo pasado cultural y espiritual está resumido  en la Biblia. Por lo tanto indagar en el origen de la Iglesia de León-Astorga es  conocer un poco como ha sido esa trasmisión hasta hoy día, de donde vienen nuestras creencias y como se establecieron en el solar de la Gallaecia Romana. Equivocadamente se pensaba que cántabros  y astures aún eran paganos en el siglo IV y V, basando este presupuesto en la lápida dedicada al dios Erudino, monumento hallado en lo alto del monte Dobra, en las cercanías de Torrelavega. Investigadores celtíberos la dataron entre los siglo IV-V. Estudiada años más tarde  por un especialista inglés concluyo que la lectura era incorrecta y había que retrasar la data al siglo II. Una de las primeras noticias históricas, auténtica y contrastada sobre la existencia de cristianos en León es la carta sinodal de S. Cipriano de Cartago, dirigida en el año 254al presbítero Félix” y a las personas que residen en ad Legionem et Asturicae, esto es junto a León y Astorga y al diácono Elio y  la comunidad de Mérida. Por dicha carta sabemos que Basílides obispo de  León y Astorga y Marcial obispo de Mérida habían apostatado durante la persecución de Decio en el año 250 por lo que fueron declarados libeláticos, siendo apartados por sus respectivas comunidades por considerarlos indignos. La disputa parece un claro antecedente, un anuncio de lo que será la doctrina Donatista a principios del siglo IV (311) según la cual solo los sacerdotes dignos pueden consagrar, los sacerdotes que no han apostatado. Basílides viajó a Roma para recurrir ante el Papa Esteban I (254.257) y consiguió que el Papa  lo repusiese en su sede, lo mismo hizo Marcial de Mérida. Ante esta situación las comunidades León –Astorga y Mérida se dirigieron al Norte de África, a Cartago sede dirigida por S. Cipriano. La respuesta de San Cipriano, tras reunirse y debatir la cuestión en un sínodo de 36 obispos, es que las comunidades de León-Astorga y Mérida no admitiesen a los obispos libeláticos Basilides y Marcial, pues habían sido depuestos legalmente. La carta de S. Cipriano de Cartago es la primera noticia, la primera información histórica sobre los pasos iniciales del cristianismo en el Noroeste Hispano. Y plantea también interrogantes como la existencia de una diócesis dúplice compuesta por León-Astorga, tema investigado desde el siglo XVIII por autores como el P. Florez. La cuestión del lugar se resolvió con el descubrimiento hace unos años de la cannaba: Ad Legionem, una comunidad extramuros del campamento romano a la altura de Puente Castro, compuesta por la población civil que vivía y se relacionaba con los militares. Es claro que el origen del cristianismo leonés es militar, actuando algunos legionarios como apóstoles de la nueva religión. El núcleo vadiniense de Crémenes con algunas lápidas militares y la calzada del Esla o Vía Saliámica nos sugiere el mismo origen y tiempo para la conversión de los clanes vadinienses a la nueva fe. 
Muestra de la pujanza del cristianismo en León es la basílica de Marialba de la Ribera, un palimpsesto ya leído por los alemanes Hauschild y Schlunk en 1967, releído absurdamente otra vez en 2005 por celtíberos que no aportaron nada interesante, sobre todo, si tenemos en cuenta que la excavación alemana  ya había resuelto todo lo relacionado con edificio tan notable. La basílica de Marialba situada a unos siete kilómetros de León y próxima a los restos arqueológicos de Ad Legionem,  explica la génesis, el origen y procedencia del cristianismo en el Noroeste Hispano. Cuando se llega al pueblo de Marialba de la Ribera, ni un cartel o  señal nos puede guiar hasta su ubicación, ya en el lugar las ruinas monumentales aguantan con dignidad de siglos el  abandono por parte de las autoridades que tienen potestad en la materia y el olvido absoluto de aquellos que por profesar la religión cristiana deberían verse impelidos a conservar y presentar adecuadamente esta reliquia del pasado cristiano. Un edifico en el cual seguramente antes de partir para Tierra Santa en el Oriente, oraron personajes tan interesantes como la monja Egeria y Toribio de Astorga.


 A la izquierda plano de la excavación alemana en 1967, a la derecha la excavación celtíbera de 2005. La excavación alemana resolvía con menos medios todo lo relacionado con edificio tan notable. (Fotos: universo digital)


Abside de la basílica paleocristiana de Marialba de la Ribera. Ruinas monumentales que aguantan con dignidad de siglos el  abandono por parte de las autoridades que tienen potestad en la materia y el olvido absoluto de aquellos que por profesar la religión cristiana deberían verse impelidos a conservar y presentar adecuadamente esta reliquia del pasado cristiano. Un edifico en el cual seguramente antes de partir para Tierra Santa en el Oriente, oraron personajes tan interesantes como la monja Egeria y Toribio de Astorga. (Foto: Siro Sanz)

lunes, 7 de noviembre de 2016

LOS NOMBRES CLAVES DE LA CORDILLERA: MONTES Y RÍOS. Resumen de la conferencia en el Instituto Bíblico. Cistierna 4 de Noviembre-2016. Eutimio Martino-Siro Sanz



La Cátedra de Historia del Instituto Bíblico y Oriental de Cistierna en la Montaña Oriental Leonesa dio comienzo el curso el 4 de noviembre con una conferencia en la cual se explicó la antigüedad de los nombres referidos a las corrientes de agua y  montes de la Cantabria Leonesa. Se resaltó en la charla que las palabras latinas flumen y amnis que significan río caudal no dan nombre a ningún río en España, acaso sólo en Cataluña: Río Fluvia. En España se utiliza para la corriente caudal la palabra “río” que viene a significar arroyo.  Muchos de los nombres de lugar vienen derivados del río que pasa por ese lugar. De tal forma que el estudio de muchos lugares de la cordillera es imposible realizarlo sin tener en cuenta los nombres del agua o de los ríos y arroyos que los atraviesan y, esos nombres son en su mayoría de origen prerromano. El romano llega a la cordillera y encuentra que a ciertos arroyos y ríos se les llama Salia- Salio, al entender que ese nombre se refiere a corrientes de diferente caudal pone delante su apelativo aqua y así nace uno de los compuestos hidronímicos más abundante en la Montaña de Riaño: Aguasalio. El hablante latino comienza así a utilizar aqua para denominar un Salia o Selia que no comprende pero intuye que viene a significar río o arroyo. El nombre de Peñacorada, macizo que desde Cistierna se extiende hasta la Mata de Monteagudo, también tiene un origen hidronímico prerromano. Se documenta antiguamente como Corabita y Corabda, pasando por Coralda, Cornada y Coronada como corrupción de las dos originales  y primeras. Peñacorada es un compuesto hidronímico prerromano formado por dos radicales de agua: Cor-Cora y Bed. En Sajambre existe el nombre Peña-Cora, denomina una montaña inmediata al río, a través de ella discurre la Vía Saliámica. También en Cistierna el macizo es conocido por los naturales como Peñacora, se canta en la región la letrilla: "Peña-cora, Peña-cora, peña rica, gente boba". El nombre Bita que procede del radical Bed lo vemos en el arroyo y caserío de la Bita al pie de Peñacorada y también en la primera parte del nombre de Vidanes donde ha evolucionado a Bid. En fin, muy difícilmente se pueden explicar los nombres de agua y montes de la Cordillera Cantábrica solo con el latín. Transcribimos un párrafo muy ilustrativo sobre el tema de M. Föster: “ Las precedentes correspondencias pueden bastar para mostrar cuán fuertemente los nombres de los ríos han tomado parte en la producción de los nombres de lugares . Así comprendemos las palabras de un investigador inglés de que el estudio de los nombres de lugar es imposible sin el estudio simultáneo de los nombres de los ríos. Si además se reflexiona sobre el fuerte porcentaje de nombres de persona que se remontan a nombres de lugar, se ha de calificar muy alto la importancia de los nombres de lugar para toda la ciencia de los nombres propios” M. Föster, Der Fluss Themse a. seine Sippe, p- 42.

 Vista de Peñacorada y en su base Oeste: La Villa de Cistierna. Peñacorada es un compuesto hidronímico prerromano formado por dos radicales de agua: Cor-Cora y Bed. (Foto: Siro Sanz)

 Al fondo bajo el plomizo cielo: La Peña las Pintas. Otro nombre de claro origen hidronímico. Pi-in-t-as. Radicales presentes en Pineda, Pino del Río, Balde Pino,...) (Foto: Siro Sanz)

El grandioso Valle de Sajambre. En el centro la cabeza del Concejo: Oseja de Sajambre. Oseja: Aqua-Selia (Foto: P. Eutimio Martino Redondo)

viernes, 4 de noviembre de 2016

Comienza el curso del Instituto Bíblico y Oriental en su sede montañesa de Cistierna.Viernes, 4 de Noviembre se impartirá la conferencia: LOS NOMBRES CLAVES DE LA CORDILLERA: MONTES Y RÍOS.